×

Suscríbete a nuestras noticias y recibe nuestro ebook

La mariposa de Austin o cómo dar un feedback que realmente sirva para algo

/ / Blog

En muchas de las formaciones sobre Liderazgo y Gestión de Personas se explica cómo dar un buen feedback para mejorar el rendimiento de un colaborador o para cambiar el comportamiento de un compañero de equipo o de un jefe.

La teoría dice que hay que aplicar una técnica llamada escatológicamente “el bocadillo de mierda” (perdón por la expresión): cuando tienes que hacerle una crítica a alguien, insértala entre dos comentarios positivos. De esa manera, la persona se relaja con el primer comentario y luego, a pesar de haberle metido un rejón, se queda con una impresión agradable gracias al segundo comentario positivo.

A mí esto siempre me ha parecido muy poco efectivo. Entre otras cosas porque cuando tienes que decirle algo negativo a alguien, raro es que la persona no lo anticipe. Porque se lo imagina o porque tú lenguaje corporal te traiciona, el caso es que casi nunca le pilla de sorpresa.

Así que aplicar la famosa técnica del bocadillo solo empeora las cosas ya que genera más desconfianza que otra cosa, ante ese baile de adulaciones y críticas. Y ante la desconfianza, nuestro cerebro se bloquea en actitud de defensa y se cierra al aprendizaje.

¿Qué hacer, entonces? ¿Cómo hacer una crítica al trabajo o al comportamiento de alguien, que realmente sea útil y sirva para cambiar las cosas?

El ejemplo de cómo dar un buen feedback está en la historia de Austin, un niño de 6 años que, en aproximadamente una hora, fue capaz de mejorar increíblemente su dibujo de una mariposa, gracias al tipo de feedback que recibió de sus compañeros.

Júzgalo tú mismo al leer esta historia y ver la imagen de los sucesivos dibujos de Austin.

A Austin, un niño americano de un pueblo llamado Boise, se le pide que dibuje una mariposa a partir de una fotografía y desde un punto de vista científico. Esta es la foto que debe copiar.

Mariposa

Su maestro, lejos de juzgar negativamente su primer trabajo (que está muy lejos de cumplir el objetivo), le anima diciendo: “Buen comienzo”. A partir de ahí, sus compañeros, sin hacer ningún tipo de juicio de valor sobre los sucesivos intentos de Austin, van dándole instrucciones muy precisas de lo que debe ir cambiando en cada uno de los intentos.

A cada vez, al maestro valora la capacidad de Austin de escuchar lo que le dicen sus compañeros e incorporarlo al dibujo. Finalmente, al cabo de una hora, Austin es capaz de llegar a la excelencia: su dibujo, casi inconcebible para un niño de 6 años, lo es todavía más cuando vemos de dónde partió.

Mariposa-de-Austin

Si quieres ver el vídeo con la historia completa, puedes verlo aquí: https://vimeo.com/134557996

Es una gran lección para mejorar nuestra capacidad de Liderazgo. Para conseguir la excelencia, hay que crear una cultura de feedback que se base en las siguientes reglas:

  • No a los juicios de valor negativos: evitarlos por todos los medios. Palabras como “está mal”, “no me gusta”, “no esperaba eso…” solo consiguen crear un ambiente inseguro donde la persona se pone a la defensiva.
  • Estás en el punto de partida: considerar, como el maestro de Austin, que la situación que quieres cambiar es el punto de partida, no el punto de llegada. Es un comienzo en el camino de la mejora, no un final irreversible.
  • Lenguaje positivo: emplear siempre palabras positivas como “buen, comienzo”, “buen trabajo”, “lo has hecho bien”…aunque la persona esté lejos del punto al que queremos llegar, como lo estaba Austin con su primera mariposa. Ah! Y por favor, no te olvides de tu lenguaje no verbal. Que sea positivo también, o la persona captará tu incongruencia en microsegundos.
  • Instrucciones precisas: dile exactamente a la persona lo que esperas que haga. Aléjate de las generalidades (“tienes que mejorar la calidad de tu trabajo”, “no quiero que me trates como a un novato”…) y describe exactamente lo que esperas que la otra persona haga. Por cierto, mejor enfocar el discurso en lo que quieres que haga, no en lo que quieres que NO haga.

Me parece de sentido común básico. Yo desde luego prefiero esta manera de recibir feedback. Dejémosnos de bocadillos. ¿Y tú qué opinas? ¿Tienes una buena técnica para dar feedback?

SUBIR

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" y ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar